Tag Archives: Smoke

SMOKE & BLUE IN THE FACE

3 Ago

¿Cuánto más sensual fue el cuerpo de una mujer si a pesar de sus interminables piernas, escotes profundos y un desnudo renacentista, expulsaba de sus labios el humo en el que podía flotar el alma de quien se encontrara detrás de la pantalla? ¿Cuánto más grande se volvieron los músculos de un hombre o más elegante su esmoquin, si además de encender un cigarro lo llevaban como extensión de su boca permitiendo un equilibrio entre mente y cuerpo que al acabarse quedaba reducido a una colilla? ¿Cuánto más amor fue el amor, si después del sexo alguno de los amantes hacía aparecer un cigarro que nos hacía acabar en sincronización con la última exhalación de humo? “Corre que quiero enloquecer de placer, sintiendo ese calor del humo embriagador que acaba por prender la llama ardiente del amor” cantaba la española Sara Montiel en la versión más conocida de “Fumando espero”.

Brad Pitt

Se puede responder con palabras típicas como la búsqueda del glamour, estilo, belleza, sensualidad, tensión y ansiedad. Pero en realidad no hay más verdad que el negocio millonario que se posa detrás de las mismas. La pérdida de control de los cinco sentidos, el trabajo psicológico que terminan con un espectador capaz de bajar al kioskito en plena noche en busca de cigarros, y la creencia de que encendiendo uno somos un hermoso remake de la película es una pequeña demostración. No es la intención entrar en una discusión trillada.

Sin embargo mis ansias de viajar a Nueva York y el paso imperdible por Brooklyn me llevaron a ver dos películas estadounidenses que tanto tienen que ver con lo que venimos hablando. Una es Smoke  y la otra es su continuación Blue in the face. Ambas traducidas como Cigarros y Humos del vecino, respectivamente y dirigidas por Wayne Wang, co-dirigida por  el escritor Paul Auster, autor además del guión. Claramente son películas que no coinciden con la época libre de humo que vivimos sino a una en la que el cigarrillo además del pulmón se come el bolsillo. A más de un artista de la vida haría toser, pero no deberíamos engañarnos con eso, la idea es otra y es tan actual que puede saltar al tiempo y adecuarse a la modernidad de nuestros días.

Básicamente, Smoke trata de un conjunto de historias solitarias y unidas a la vez por el juego del azar. Por un lado el escritor Paul Benjamin, al que la muerte de su esposa por culpa de una bala perdida lo tiene desorientado en tiempo y espacio; el joven Rashid Cole, que vive bajo distintos nombres e intenta encontrar a su padre; Cyrus Cole, que trabaja en un garaje sin un brazo pero con la redención del Señor; y Auggie Wren, que guarda en su interior historias del pasado que ponen la piel de gallina a cualquier presente al contar con uno de los relatos más sencillos y completos que leí: “El cuento de Navidad de Auggie Wren”, del mismo Paul Auster.

fumar

Blue in the face, también narra un suceso de historias que se entremezclan pero que además trae la participación de invitados especiales como Michael J.Fox con sus bermudas de jean, o Madonna con su papel de chica que canta telegramas sin perder su espíritu sensual.

Son dos películas con forma de cigarrillos. La primera, Smoke, es como ese cigarro que permanece en su caja, tan igual a los otros, y hasta que no lo tomamos no sabemos qué sorpresas nos traerá; con quién, en dónde ni en qué pose nos encontraremos fumándolo. Con el que compartiremos conversaciones de cualquier tipo y que por unos minutos seremos dueños de una intoxicación tan placentera  que se creerá eterna mientras dure… Hasta que termina. Y ahí nos encontramos con las manos un poco inútiles, o con simples ganas de volver a encontrar una situación con un cigarro que de sabor. Y así luego de unos minutos, la cerilla enciende otro cigarro. Y así, con hambre de humo Auster y Wayne se juntan para la segunda : Blue in the Face, que continúa en el mismo sentido que la primera.

Las conversaciones son tan efímeras, como un conjunto de palabras suspendidas en el aire que pueden llegar a durar los minutos de muerte de un cigarro llevando consigo la profundidad del azar. El azar, esa cosa maravillosa de la que negamos estar hechos, mientras  creemos poner cada paso bajo nuestro control es el principal condimento con que dan sabor a ambas películas. Es azar de personas que se encuentran sin importar en dónde están o qué los llevó allí, ellos están, y con eso basta para  intercambiar palabras, algunas risas, peleas, y un rico cigarro. “Diría que la palabra humo dice muchas cosas al mismo tiempo -razona Auster-. Se refiere por supuesto a la casa de tabaco, pero también a la forma en que el humo puede oscurecer las cosas y hacerlas ilegibles. El humo es algo que no está nunca fijo, que está siempre cambiando su forma. Del mismo modo los personajes siguen cambiando mientras sus vidas entran en contacto… de algún modo cada personaje cambia según la persona que tiene al lado.” Estas palabras resumen de forma perfecta el origen de las películas.

Uma thurman

Nos provocan además de ganas de fumar, ganas de convertirnos en cigarros, ser personas que de una boca podemos esparcirnos y llegar a donde queramos; volar y flotar hasta adentrarnos en las tripas de otros; fluir y dejar chocarnos con lo que sea que tengamos en frente, sin quedarnos creyendo saber qué nos espera de la vida, escaparnos como humo de las manos del destino; dejar de vivir de a años o meses o días, que la vida se vuelva una seguidilla de pequeños instantes, de minutos, que tengamos ansias de vivir nuevos y azarosos instantes; de dejarnos sorprender; de hablar, de escuchar, de frenarnos a cada ratito de la vida, de amar el mercadito de la esquina; de volvernos livianos, más livianos que el aire o simplemente un humo de cigarrillo.

Tras filmar Smoke (1995) y Blue in the face con  Wayne Wang y dirigir en solitario Lulú on the bridge (1998), Paul Auster rodó La vida interior de Martin Frost (2007), en la que actúa su hija Sophia. Fue el escritor de todas estas películas y además actuó de chofer en The Music of Chance, basada en su novela homónima (La música del azar).  “No tengo ningún proyecto de cine en mente. Es muy difícil. Todo el cine independiente se está derrumbando en todo el mundo. Primero empezó en Estados Unidos; y ahora parece que, en Europa, la crisis está cada vez más delicada. Es muy difícil recaudar fondos para lo que llamamos proyectos independientes. El mercado se ha derrumbado también. Si, por un milagro, consigues el dinero, el que exhiban las películas en salas es casi imposible. Es muy difícil no ver películas comerciales, y ver películas distintas. Yo a mi edad ¿estoy dispuesto a pelearme dos o tres años para hacer una película que verán 200 o 300 personas? Pues no lo sé, tengo que economizar un poco la energía.” Por lo que luego de anunciar el abandono a su faceta cinematográfica, los fumadores de la vida tendremos que seguir esparciendo solos nuestro humo, traspasando fronteras internas, salir de los pulmones, para  traspasar luego las fronteras externas y asimilar que de la inmensidad indiferente del Universo venimos y que el azar es una realidad.

Guillermina escribe para BECAUSETHEMOVIE.

ImagenImagen

Anuncios
elblogdeldrunko

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

Mechi Machado

Fashion Stylist. Born in Boston Mass. USA. Based in Buenos Aires, Argentina. Represented by Vardo Management.

Book of words

Books, reviews and all things worth reading