Imbécil vos y yo

25 Ago

Cosas (llámese sentimientos, percepciones) que me generó leer “El arte de vivir” de Fernando Savater, capítulo VI de “Ética para amador”:

Primero, me enojé y lo putee un poco para adentro (estaba en la hora de ética y no daba para decir “viejo choto  o algo por el estilo), después me dije “bueno a ver q onda? Desglosalo un poquito”, y al final, me sentí bien porque llegué a la conclusión (con la ayuda de mis súper compañeros cansados de trabajar q no les da para filosofar a las 9 de la noche) de que casi todo el mundo puede encasillarse en alguno de estos fuckings “modelos” pero que uno no vive en una perpetua situación de imbecilidad, si no que uno lo es en ciertas circunstancias, en ciertos momentos; por eso decidimos con mi grupo cambiar la palabra “modelo” por “actitud”, así no nos sentíamos tan boludos.

Ahhh también me pareció que todas estas actitudes (ya las bendije con ese nombre y las divorcié de modelos) se producen casi (importante la última palabra “casi”, muchas veces hay imbéciles porque sí) siempre por miedo, es decir el miedo las atraviesa.

Lean lo q me propone: 

 ¿Sabes cuál es la única obligación que tenemos en esta vida?

Pues no ser imbéciles. La palabra «imbécil» es más sustanciosa delo que parece, no te vayas a creer. Viene del latín baculus que significa «bastón»: el imbécil es el que necesita bastón para caminar. Que no se enfaden con nosotros los cojos ni los ancianitos, porque el bastón al que nos referimos no es el que se usa muy legítimamente para ayudar a sostenerse y dar pasitos a unc uerpo quebrantado por algún accidente o por la edad. El imbécil puede ser todo lo ágil que se quiera y dar brincos como una gacela olímpica, no se trata de eso. Si el imbécil cojea no es de los pies, sino del ánimo: es su espíritu el debilucho y cojitranco, aunque su cuerpo pegue unas volteretas de órdago. Hay imbéciles de varios modelos, a elegir:

a) El que cree que no quiere nada, el que dice que todo le da igual, el que vive en un perpetuo bostezo o en siesta permanente, aunque tenga los ojos abiertos y no ronque.

b) El que cree que lo quiere todo, lo primero que se le presenta y lo contrario de lo que se le presenta: marcharse y quedarse, bailar y estar sentado, masticar ajos y dar besos sublimes, todo a la vez.

c) El que no sabe lo que quiere ni se molesta en averiguarlo. Imita los quereres de sus vecinos o les lleva la contraria porque sí, todo lo que hace está dictado por la opinión mayoritaria de los que le rodean: es conformista sin reflexión o rebelde sin causa.

d) El que sabe que quiere y sabe lo que quiere y, más o menos, sabe por qué lo quiere pero lo quiere flojito, con miedo o con poca fuerza. A fin de cuentas, termina siempre haciendo lo que no quiere y dejando lo que quiere para mañana, a ver si entonces se encuentra más entonado.

e) El que quiere con fuerza y ferocidad, en plan bárbaro, pero se ha engañado a sí mismo sobre lo que es la realidad, se despista enormemente y termina confundiendo la buena vida con aquello que va a hacerle polvo.

Todos estos tipos de imbecilidad necesitan bastón, es decir, necesitan apoyarse en cosas de fuera, ajenas, que no tienen nada que ver con la libertad y la reflexión propias. Siento decirte que los imbéciles suelen acabar bastante mal, crea lo que crea la opinión vulgar. Cuando digo que «acaban mal» no me refiero a que terminen en la cárcel o fulminados por un rayo (eso sólo suele pasaren las películas), sino que te aviso de que suelen fastidiarse a sí mismos y nunca logran vivir la buena vida esa que tanto nos apetece a ti y a mí.

… Conclusión: ¡alerta!, ¡en guardia!, ¡la imbecilidad acecha y no perdona! Por favor, no vayas a confundir la imbecilidad de la que te hablo con lo que a menudo se llama ser «imbécil», es decir, ser tonto, saber pocas cosas, no entender la trigonometría o ser incapaz de aprenderse el subjuntivo del verbo francés aimer. Uno puede ser imbécil para las matemáticas (mea culpa y no serlo para la moral, es decir, para la buena vida. Y al revés: los hay que son linces para los negocios y unos perfectos cretinos para cuestiones de ética. Seguro que el mundo está lleno de premios Nobel, listísimos en lo suyo, pero que van dando tropezones y bastonazos en la cuestión que aquí nos preocupa.

Desde luego, para evitar la imbecilidad en cualquier campo es preciso prestar atención, como ya hemos dicho en el capítulo anterior, y esforzarse todo lo posible por aprender. En estos requisitos coinciden la física o la arqueología y la ética. Pero el negocio de vivir bien no es lo mismo que el de saber cuánto son dos y dos. Saber cuánto son dos y dos es cosa preciosa, sin duda, pero al imbécil moral no es esa sabiduría la que puede librarle del gran batacazo.

Por cierto, ahora que lo pienso… ¿cuánto son dos y dos? Lo contrario de ser moralmente imbécil es tener conciencia. Pero la conciencia no es algo que le toque a uno en una tómbola ni que nos caiga del cielo.

Otro día desarrollamos el tema de la conciencia según Fer

se me habían ocurrridos otros tipos de imbéciles pero los olvide, si a alguien mira a su costado y se da cuenta q arlado tiene otro tipo de imbecilidad por favor plasmarlo en el blog.

Muchas gracias,

beso, luli (q se siente identificada con todos, en especial con los dos últimos) 

Anuncios

4 comentarios to “Imbécil vos y yo”

  1. Marisol agosto 25, 2011 a 9:07 pm #

    Mas imbecil (o miedoso) es el que cree no serlo!. Me gusto!!. la isla siniestra es una muy buena peli para hacer una critica!!!, posta lo digo. Mucho perfil psicologico, juegos de tramas, desiluciones de la peli, perfiles de los personajes: hazlo, hazlo!

  2. becausethemovie agosto 29, 2011 a 12:58 am #

    hazlo hazlo tú! y lo subo yo , dale ??

  3. LulaG. septiembre 4, 2011 a 10:59 pm #

    muy bueno lu, te quiero.

    • becausethemovie septiembre 5, 2011 a 1:17 am #

      Somos todos imbéciles, pero no tanto como para llamarnos imbéciles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

elblogdeldrunko

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

mechi machado

My Styling Diary ---> "Fashion is not something that exists in dresses only. Fashion is in the sky, in the street, fashion has to do with ideas, the way we live, what is happening." dixit coco

Book of words

Books, reviews and all things worth reading

A %d blogueros les gusta esto: